Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram

Blog de viajes por sudamerica

Bogotá y su Museo del Oro: Cosmología y Simbolismo

Bogotá y su Museo del Oro: Cosmología y Simbolismo

En este post, tal vez, compartamos con ustedes una de las experiencias más interesantes y enriquecedoras que hemos vivido en relación a “visitas”. Los invitamos a conocer los temas míticos y la simbología de algunas piezas de la época prehispánica y colonial que se encuentran en el Museo del Oro en Bogotá, donde pensábamos hacer una visita fugaz, interesándonos mayoritariamente en su aspecto cultural ya que la ciudad en si no nos fascinaba demasiado.

 

Llegamos en plena manifestación de maestros. ..

Ellos, por un lado, peleaban por una reforma del sistema educativo, y por otro, gritaban su agotamiento e indignación por la corrupción en general que tanto afecta al sistema educativo. Lo sorprendente era la “fotografía general” de esta situación. Un acontecimiento amargo para todos los colombianos, pero, que contrastaba con el gran colorido de sus paraguas de vivos colores que todos llevaban y que llenaban de “vida” la plaza de Bolívar, uno de los principales punto de reunión de esta protesta.

 

Tras visitar el Museo de Arte Moderno que exponía obras de varios artistas franceses como colombianos, motivo de la celebración del Año cultural “Francia-Colombia” y que nos decepciono muchísimo, fuimos a descubrir lo que teóricamente era unos de los mejores museos de Colombia, el Museo del Oro. Nicolás, el guía antropólogo que nos hizo la guía de la visita, nos dejo alucinados.

Tras sus relatos cargados de pasión y de muchísimo conocimiento sobre el tema, contaba que las piezas con las que cuenta este museo revelan secretos que uno no puede dejar de conocer, y nos hizo entender y relacionar todo lo que habíamos aprendido unas semanas atrás, con y de los Wayuu en la región de la Guajira. (Ver: “Un día con una familia Wayuu“)

 

El trabajo de los metales…

Las comunidades indígenas de la Colombia Prehispánica trabajaban mucho los metales, sobre todo el oro. De la gran importancia de los metales, principalmente el oro representaba la fuerza del sol y el poder divino. Con este, confeccionaban herramientas y ornamentos corporales en su mayoría, y cada creación realizada por los orfebres tenía una razón de ser, y un sentido muy profundo para esta comunidad.

 

El chamanismo…

Estas piezas que ven, de cerámica, terracota y oro que acompañan este artículo, representan los chamanes. Estos “Jefes espirituales” transmitían oralmente el conocimiento a los suyos, sobre todo a los niños, ya que le servían de guía para poder sobrevivir en plena naturaleza o selva.  Como verán, los chamanes tienen los ojos abiertos o cerrados, para describir sus estados de consciencia o de conexión con un mundo del “más allá”.

En la primera foto, el chaman mastica hoja de coca, usado como energizante para despertar su ser, su conciencia. Ésta, la hoja de coca, tiene una connotación sagrada en el mundo indígena, es utilizada para elevar la sensibilidad de la memoria, actúa sobre el sistema nervioso central, ayuda a mantener el esfuerzo físico, contribuye a mejorar la conexión inter-neuronal y así se agudiza la percepción, entre otros muchos beneficios.

En la segunda foto, el chaman tiene el cráneo muy alargado. De pequeño, les ponían unas placas de metal alrededor del cráneo para que durante su crecimiento tomase esta forma especial, donde el gran volumen de este cráneo, significaría, representaría, “sabiduría”, “inteligencia”.

 

El significado de los objetos…

Todos los adornos y objetos de oro, de conchas o piedras que están expuestos en el Museo, daban a los líderes una “segunda piel” que reflejaba su poder y habilidades. Como característica principal… solían vestir muchos adornos; colgantes, narigueras y pendientes.

Algunas piezas son realmente impresionantes por el trabajo que representan y por su significado. Con estos objetos creados representaban situaciones de la vida que permitían un aprendizaje fundamental para la supervivencia en este entorno.

Un caso digno de destacar por ejemplo era el “Hombre-Murciélago”. Este objeto de enseñanza para los chamanes era de suma importancia ya que simbolizaba la capacidad de “ver en la obscuridad” como el murciélago, es decir, ver lo que a uno le escapa, entender lo que uno no entiende, ver mas allá de lo que la gente común puede alcanzar a ver. Así el ser “Hombre-Murciélago”, aunque es una hermosa analogía poética y mística, principalmente es un mecanismo por el cual la comunidad otorga un rol determinado a un individuo particular. En la actualidad sabemos por las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta que los hombres murciélagos son quienes se encargan de buscar en la noche (lo desconocido) nuevas respuestas o “luces” que ayuden a la comunidad a sobrevivir.

El “hombre-Jaguar”, a su vez, simboliza la fuerza, la agilidad de cuerpo y la mente. Los chamanes que portaban adornos felinos eran temidos por los demás. Este felino, es el predador más temido de estas tierras, sumamente agresivo, veloz (alcanza los 60 km/h trepando un árbol mucho más que un mono por lo que es su alimento más preciado, y con una fuerza en su mordedura como ninguno). Los chamanes que llevaban estos adornos protegían a su gente, y se vengaban terriblemente de sus enemigos.

 

Dime que objetos tienes y te dire quien eres…

Los adornos y objetos prehispánicos, por un lado definen las culturas de cada comunidad, y por otro, existen piezas que describen varias de estas culturas en el momento del encuentro entre ellas. Esas, representaban el trueque que ellos hacían, “dando” un poco de la cultura de uno, para recibir la cultura del otro. Es decir, intercambiando objetos. Por eso estas piezas del museo son tan importantes. Reflejan la cultura colombiana, y ayudan a entender cómo se construyeron y adaptaron las civilizaciones indígenas en Colombia.

Aunque ya hablando en una línea temporal más actual, una anécdota “graciosa” ilustrando el encuentro de dos culturas a través de sus símbolos fue el encuentro del presidente colombiano Andrés Pastrana y del Papa Juan Pablo II en 1999 en el Vaticano.

El papa regalo como símbolo de la religión católica y de paz una imagen de la virgen María a Andrés Pastrana. Y este, hizo entrega de un objetó llamado “Poporo”.  Intrigado, el Papa le pregunto que era este objetó. Y el presidente colombiano, no pudo responder “abiertamente” ordenado por su diplomacia, por lo que, no hubo repuestas.

El poporo, era un recipiente utilizado por los indígenas para el mambeo de las hojas de coca durante ceremonias religiosas. La gente en general no sabe lo que es, o tiene una concepción errónea de su uso, siempre asociado a la coca como droga. Concepción que surge de una gran ignorancia en general en el buen sentido de la palabra, dado que este uso, es una característica principal de la cultura colombiana de hace muchísimos años, ya que este elemento, era usado desde hace unos 300 años antes de Cristo. De hecho, en la comunidades indígenas, era un elemento que era entregado a los jóvenes de una edad avanzada, como símbolo de madures, puesto que requería de una gran responsabilidad en su uso. Significando un honor, además de ser un símbolo de identidad. Lamentablemente, esta pieza fundamental en la cultura colombiana es relaciona negativamente a través de sus malas interpretaciones hoy en día con “uno” de sus usos, cuando estos han sido múltiples y de un valor positivo e identitario único para esta gran cultura colombiana.

 

La Ceremonia del Dorado…

Terminamos esta más que interesantísima visita en la sala de ofrendas. Solo dos minutos bastaron para transportarnos al “más allá”. Un lugar oscuro, donde todos se sientan alrededor de un círculo de cristal transparente en el medio del suelo dejando entrever pequeños objetos y adornos de oro, símbolos de la religión de los indígenas prehispánicos. Mientras tanto, somos acariciados por antiguos cantos y música indígena, para revivir la ceremonia de la Ofrenda llamada ceremonia del Dorado… Nicolás, nuestro gran guía, en un momento se transformo en el “chaman” y maestro celestial dirigiendo esta ofrenda para restaurar el equilibrio del mundo como lo hacían aquellos tiempos. Sentíamos que estábamos casi en transe para ilustrar con veracidad el estado en el cual se encontraban los chamanes en dichas ceremonias, con lo cual, terminábamos de vivir una de las experiencias más alucinantes e inesperadas de esta visita, y que con seguridad, jamás en la viva olvidaremos.

 

Para nosotros es un tema del cual nos gustaría poder transmitirles miles de detalles más sumamente asombrosos de este increíble Museo del Oro y de lo que cuenta de esta parte de la historia de este lado del mundo, pero, no estamos preparados para semejante tarea, que lleva años de investigaciones y de estudios, y para la cual hay tantísima gente preparada para hacerlo, como nuestro guía Nicolás, al que hemos renombrado en “Sudamérica Mon Amour”… El gran Nicolás.

Solamente, si nos permiten, queremos invitarlos que se acerquen a los museos, que vivan la historia de una manera diferente, tomando contacto con las raíces más profundas y desconocidas, o mal interpretadas, que estas grandes organizaciones tienen para contarnos. Nosotros, por nuestro lado, estamos más que satisfechos y enormemente agradecidos de haber podido visitar este pedacito de bella historia que conecta a América, con la hispanidad, su antes y después, sus deslumbrantes historias, y los relatos mas atrapantes que podíamos encontrar.

Y esto, no queda acá. Al día siguiente, visitamos el Museo de la Republica, un predio donde se encuentran cuatro museos, entre ellos. El Museo Botero, y el de La Moneda. Tan especial e interesante como el del Oro, de hecho, es una extensión de este.

Pero esto… tal vez, se lo contaremos en otro post.

De momento, los dejamos para poder seguir descubriendo estas “joyas” que este gran viaje nos está regalando, y que con muchísima ilusión queremos compartir con ustedes.

Así que estimados amigos y seguidores, los invitamos a que comenten si lo desean, que se suscriban a nuestro blog, que nos sigan en nuestras redes sociales… Mientras tanto, nos ponemos a seguir escribiendo para ustedes.

A todos ustedes; gracias por estar ahí!

 



1 thought on “Bogotá y su Museo del Oro: Cosmología y Simbolismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *