A day with a family from the Wayuu indigeneous Community

In Palomino we met a family from Valledupar (3h drive south from Riohacha). Them; Gloria, Fer and Maria del Mar, kindly drove us to Riohacha, which was our next destination. We wanted to visit the Sanctuary of the Flamingos, which we thought was beautiful, and Gloria, gave us the contact of a Wayuu guide that she knew from her last visit to the Sanctuary. At this time, we did not know it was going to be one of the most interesting days since we arrived in Colombia.

The Sanctuary of the Flamingos, established as such in 1977, has an area of ​​7000ha, composed of lagoons with fresh or salted water, depending on the season, Mangrove (salty, sweet and red mangrove) and shelters multiple types of birds, flamingos , fishes, oysters, crabs (blue crab), and shrimps. The flamingos that we were fortunate enough to spot from our wooden boat with an improvised sail on a wooden pole, migrate from all over the Caribbean, come to mate in the Sanctuary, and then fly to Venezuela to put “the egg”. Yes … one. In fact it is the only egg that they will put until the following year.

In the surroundings of the Sanctuary there are 9 indigenous communities. 7 Wayuu and 2 Afro. They are distinguished by the language, and the location of their homes. The Wayuus live on the beach and practically do not speak Castilian. The Afros live in towns, cities and they do speak it. These communities live mostly from fishing, crafts and tours that they do in the department of La Guajira.

Our guide, Aristidis, was kind enough to accept our proposal of us buying food and his wife would cook us a doshish. So we ate with his family at his house while he was telling us more about his Wayuu culture. This is what we were looking for during this trip; discovering cultures, and this, we would not find it in the tourist restaurant, and we were as well interested in trying homemade and local food. This could have not been better.
Aristidis is married. He has 3 children and a fourth one on the way. He “proposed” his wife in according to the Wayuu tradition, meaning “collaborating” with lambs, money, and other things for his current father-in-law. . When we got to his house, we met his family and his mother-in-law. A Wayuu lady, speaking little Castilian, constantly smiling. In the kitchen chatting, she tells us that she has 14 children, that her sister has 16, and her aunt 18. We were amazed.
We took a look at the house with lots of curiosity. It was more than simple and humble, with hammocks (Paraguayan hammocks) in each room. They do not have running water. As we said, they live from fishing, mainly shrimp. Those are so important that the city is called that way. Camarones means shrimps in spanish. Aristidis has, in his house, both inside and outside, shrimp drying, which he would either eat or sell to make money. His wife and mother-in-law gave us the honor of preparing a shrimp rice for lunch, with patacones (green bananas fried and crushed) and carrots salad. The process of cooking is as fun as interesting as they cook with wood fire. The typical dish is the Friche (fried goat), which this time we could not try.
While women are cooking, because in Aristidis’s house as in most of the Wayuu’s hoyse, only the women cook, (they also take care of the children and weave),he tells us a bit more about the traditions of his community. The Wayuu are polygamous, if they have money to be so, because they must contribute to have women, with goats and money. Perhaps oneoneof of the most incredible stories of his culture, and that was the fact that most marked us; when a girl begins adolescence, meaning she stops being a girl to be a “woman”, she is held for two months in a room, with the only right to be able to see her mother or grandmother. During this time, those will teach her how to weave, to make crafts, so she can financially support hetr family and future husband if necessary. With a certain acceptance and understanding, he assures us that this ancient tradition is not perpetuating itself too much in the Afro community, but that it remains quite firm in the Wayuu community.
Fan of Barcelona!

We also visited the area called “La Ranchería”, where mud houses predominate, and most of them have a corral with lambs. In the middle of this place stands one and only shop with a teeny tiny TV were all the men, sitting with 35 ° in the shade, were watching Barcelona’s football match where they would lose 3-0 against Juventus . Here as well they cannot fight the passion of football, even among Wayuu’s mud houses! We could not believe it.

 Leaving behind this exciting experience, we begin our way back to Riohacha. We take first a motorcycle taxi that offers to take us both to Camarones village. From there, we share a taxi with other people, who were listening through the old speakers Vallenato songs, and we start feeling that we should have stayed in this Sanctuary.

Delicious Coconut Lamb

Delicious Coconut Lamb

Our stay in Valledupar was beautiful. We were invited by a lovely family that we met in Palomino, and we discovered some typical dishes like the lamb cooked in coconut milk. A dish you have to try. The taste of the coconut and the tender lamb meat make this dish a real delight.

  • 1 Kg Lamb (Preferably the leg)
  • 2 Tomatoes
  • 1 Onion
  • 1 Entire Spring Onion
  • 4 Garlic Cloves
  • 1 Red Pepper
  • 2 Bay leaves
  • 1 Coconut
  • Salt and pepper
  1. Open the coconut and remove the inner part from the coconut

  2. Grate the pieces of coconut and set aside a pinch of grated coconut. The rest put it in the blender, with lukewarm water til the coconut is covered, and liquefy.

  3. Above a bowl, pour the contents of the blender into a strainer to remove the milk. Throw the excess of coconut.

  4. Peel the tomatoes, and cut into thin slices. Same for the pepper.
  5. Cut the onion in half then in very thin slices, and the spring onion in small pieces.

  6. Chope the garlic cloves

  7. In a pressure cooker, pour the coconut milk, add the pieces of lamb, the chopped vegetables, garlic, the bay leaves, and the seasoning to your liking.

  8. Close the pressure cooker and let cook 45min on medium heat and enjoy !!

  9. This dish can be served with Basmati Rice, Coconut Rice or tradicional fried plantain bananas.

    Try it, share it and commebtnt!

Un día con una familia de la comunidad indígena Wayuu

En Palomino conocimos a una familia de Valledupar, ciudad a 3h en coche de Riohacha. Ellos; Gloria, Fer y María del Mar, super amablemente nos trajeron a Riohacha, nuestra siguiente etapa. Queríamos visitar el Santuario de los Flamingos, que nos parecía precioso, y Gloria, nos dio el contacto de un guía Wayuu que ella conocía de una última visita en el Santuario. En este momento, no sabíamos que iba a ser uno de los días más interesante desde que llegamos a Colombia.

El Santuario de los Flamingos, establecido como tal en 1977, posee una superficie de 7000ha, compuestas de lagunas con agua dulce o salada, dependiendo de la temporada, de Manglares (mangle salado, dulce y rojo) y cobija múltiples tipos de aves, flamingos, peces, ostras, jaibas (cangrejo azul), y camarones. Los flamingos que tuvimos la suerte de avistar desde nuestra lanchita de madera y una vela improvisada sobre un mástil de palo,  migran de todo el Caribe, llegan para aparearse en el Santuario, y luego vuelan hasta Venezuela para poner “el huevo”. Si… uno solo. De hecho es el único huevo que pondrán hasta el año siguiente.

Rodeando el Santuario se encuentran 9 comunidades indígenas. 7 Wayuu y 2 Afro. Se distinguen por el idioma, y la ubicación de sus viviendas. Los Wayuu viven en la playa y no hablan prácticamente castellano. Los Afro viven en pueblos, ciudades y si lo hablan. Estas comunidades viven mayoritariamente de la pesca, de la artesanía y de los tours que hacen en el departamento de la Guajira.

Nuestro guía, Aristidis, tuvo la amabilidad de aceptar nuestra propuesta de comprar nosotros la comida y comer con su familia en su casa mientras nos contaba mas sobre su cultura Wayuu. Nosotros buscamos en este viaje descubrir culturas, y esto, no lo íbamos a encontrar en el restaurante turístico, y aparte, nos interesaba probar comida casera y local. Y que mejor en una casa de una familia Wayuu.

Aristidis está casado. Tiene 3 hijos y uno más que está en camino. “Pidió” a su mujer en matrimonio según la tradición Wayuu, es decir, “colaborando” con chivitos, dinero, y otras cositas mas para el que hoy llama suegro. . Cuando llegamos a su casa, nos encontramos con su familia y su suegra. Una señora Wayuu, hablando poco castellano, sonriente. Esta, en la cocina charlando, nos comenta que tiene 14 hijos, que su hermana tiene 16, y su tía tenía 18. Nos quedamos estupefactos.

 

Echamos con mucha curiosidad un vistazo a la casa.  Mas que sencilla y humilde,  con chinchorros (hamacas paraguayas) en cada sala. No tienen agua corriente. Como dijimos, viven de la pesca, principalmente del camarón, nombre este,  que la identidad al pueblo; Camarones.  Aristidis tiene, en su casa, tanto dentro como fuera de ella, camarones secándose, para comer y vender. Su mujer y suegra nos dan el honor de prepararnos un arroz de camarones para almorzar, con patacones (plátano verde frito y aplastado) y ensalada. El proceso es tan divertido como interesante, ya que cocinan con fuego de leña. El plato típico es el Friche (chivo frito), que en esta ocasión no pudimos probar.

Mientras las mujeres cocinan, porque en la casa de Aristidis como en las de la mayoría de los Wayuu, solo las mujeres cocinan, también se encargan de los niños y tejen. El nos cuenta un poco más de las tradiciones de su comunidad. Los Wayuu son polígamos, si tienen dinero para serlo, porque deben contribuir para tenerlas, de igual manera con chivos y dinero. Tal vez de los más increíbles relatos de su cultura, y que fue el hecho que más nos marcó; dice que cuando una niña empieza la adolescencia, es decir deja de ser niña para ser una “mujer”, la encierran durante dos meses en una habitación, con el solo derecho de poder ver a su madre o abuela. Durante este tiempo, ellas le enseñaran a tejer, a hacer artesanías, para que de este modo, poder apoyar financieramente a su familia y futuro marido llegado el caso. Con cierta aceptación y entendimiento, nos asegura que esta tradición antigua no se está perpetuando demasiado en la comunidad Afro, pero que sigue bastante firme en la comunidad Wayuu.

Visitamos también la zona de casas en el Santuario, llamada “La Ranchería” donde predominan las casas construidas de barro, y su gran mayoría posee un corral ocupados por chivitos. En este entorno, contrastan los hombres que miraban como si no existiese otro mundo,  en una tele pequeña de la única tienda del pueblo, con 35° a la sombra, el partido de football​ del Barcelona donde perdería por 3-0 contra la Juventus. Acá, la pasión del fútbol, nos demuestra su presencia, incluso entre casas de barro de los Wayuu!

 Dejando atrás esta excitante experiencia, comenzamos el regreso a Riohacha. Tomamos primero una moto taxi que nos ofrece llevarnos a los dos hasta Camarones pueblo. De ahi, compartimos un taxi con otra gente, donde por sus viejos parlantes suena un ballenato tras otros tan dulce como ensordecedor, que nos hace sentir que deberíamos haber permanecido en este Santuario. Rodeados de aves que con la misma sensación que nosotros llegan de varias partes del mundo a instalarse una temporada ahi, disfrutando de la sencillez plena de la vida, de la naturaleza en plena expresión, con una suave brisa salada del mar.

Sabroso Chivo al Coco

Sabroso Chivo al Coco

Nuestra estancia en Valledupar fue deliciosa. Estuvimos invitados de una familia muy querida, y descubrimos algunos platos típicos como el chivo al coco. Un plato que no pueden dejar de probar. El sabor del coco y la carne tierna del chivo hacen de este plato una verdadera delicia.

  • 1 kg carne de chivo en trozos ((pierna))
  • 2 tomates
  • 1 cebolla
  • 1 cebollin
  • 4 dientes de ajo
  • 1 pimiento
  • 2 hoja de laurel
  • 1 coco
  • sal y pimienta al gusto
  1. Abrir el coco y sacar la carne del coco
  2. Rallar los trozos de coco. Poner a parte una pizca de coco rallado. El resto ponerlo en la licuadora, con agua tibia hasta cubrir el coco, y licuar.
  3. Encima de un recipiente, vertir el contenido de la licuadora en un colador para sacarle la leche. Tirar el exceso de coco.
  4. Pelar los tomates, y cortarles en finas lonchas. Igual para el pimiento.

    Cortar la cebolla a la mitad y en rodajas muy finas, y el cebollín en pequeños trozos.

    Picar el ajo.

  5. En una olla a presión, vertir la leche de coco, poner la carne de chivo, las verduras picadas, el ajo, las hojas de laurel, salpimentar a su gusto.
  6. Cerrar la olla, y dejar cocinarse 45min a fuego medio y disfrutar!!

Este plato se sirve con arroz blanco, arroz de coco, patacones.

Probarla, compartirla y comentar!

Delicious Coconut Lemonade: Recipe

Refreshing Coconut Lemonade

In Cartagena, always looking for something refreshing to drink, we discovered what would be one of our favorite drink so far from the colombian coast : coconut lemonade. The recipe is really easy and just need a little more work when using fresh coconuts.

We give you the secret…

  • Enough lemons to fill a little cup
  • 1 coco or 200ml of coconut milk
  • Sugar (as much as you like)
  • Mint for decoration
  • Crushed ice
  1. Open the coconut, take away the shell, and get the coconut pulp. Cut it in small pieces.
  2. In the blender, place the coconut pieces and add 2 cups of lukewarm water until coconut gets completely covered.
  3. Blend it. What you will get is a coconut kind of paste with coconut milk.
  4. On top of a recipient, use the strainer to get the coconut milk from the coco paste. Press it to extract all the milk.
  5. Squeeze the limes.
  6. In the blender, add the coconut milk, and little by little lime juice (put the right amount to not have it bitter). Add as much sugar as you wish. Blend the whole liquid.
  7. Once the preparation has the perfect combinatiom of sugar and lime, add the crushed iced and blend it.
  8. Serve it directly with a little mint on top for decoration and extra taste. (In this example we could not find mint as we were in Riohoacha wich is a desertic area…)

Enjoy it and share if you liked it!

Limonada de Coco: Receta

 

Limonada de Coco

Al llegar a Cartagena, desesperados por beber algo fresco a cada paso, hemos descubierto una de las delicias del caribe colombiano: La limonada de coco. Es una receta sencilla, pero que requiere de un cierto trabajo, siempre hablando de hacerlo de la manera tradicional claro esta, es decir con el mismo coco. Pero este proceso es inversamente proporcional al placer de disfrutarla.

Te damos el secreto…

  • 1 Coco (o 200ml de leche de coco)
  • Limas (para 1 tasa de zumo)
  • Azucar (al gusto)
  • Hielo Picado
  • Hierbabuena (para decorar)
  1. Abre el coco, rómpelo en pedazos y sácale toda la parte blanca.
  2. En la licuadora, pon los pedazos de coco y dos tasas de agua tibia. Hasta que cubre mas o menos todo el coco.
  3. Licúalo. Te quedara una pasta de coco con una lechita.
  4. En el colador, encima de un recipiente, pon esta pasta, y apretarla para que suelte toda la leche del coco.
  5. Exprime tus limas
  6. En la licuadora de nuevo, añadir la leche de coco, poco a poco (muy importante para no pasarse) el zumo de lima y el azúcar que quieras. Ir probando hasta dar con el punto de lima y azúcar deseados, y licúalo todo la preparación.
  7. Una vez que el preparado este a tu gusto, pon el hielo picado y licúalo nuevamente.

Servir con unas hojitas de hierbabuena (en la que hicimos no pusimos porque en Riohacha es desértico y es difícil encontrar hierbabuena fresca)

Pruébalo y compartirlo si te gusto!

Primeras palabras desde Cartagena

Llegamos a Cartagena, Colombia.

Esta ciudad que fué fundada en 1.533 por Pedro de Heredia,  un conquistador español, cuenta hoy con más de 1.200.000 habitantes.

Habíamos decidido quedarnos cerca del aeropuerto para irnos más para el lado de Riohacha, en la zona de la Guajira al día siguiente, ya que los pronósticos meteorológicos daban lluvia y tormentas en Cartagena durante diez días (totalmente erróneos, el sol estaba a tope).

Llegamos al barrio Daniel Lemaitre, que podemos describir como uno de los barrio más humilde de Cartagena, donde ni los cartageneros mismos se atrevían a cruzar. No teníamos ni idea.

Mientras nuestro taxista nos llevaba a la urbanización donde íbamos a alojarnos, anonadados, mirábamos por las ventanas y lo que veíamos eran casas deterioradas, abandonadas, perros dando vuelta comiendo de la basura, kioskos con carne expuestas al sol, y puestitos de comida callejera. De repente, nos miramos y nos reímos con cierto desconcierto, pensando “donde hemos aterrizado!”

Efectivamente, la amable señora que nos alojaba en este barrio nos recomendó simpáticamente de no pasear por la noche solos porque era peligroso y que era mejor tomar un taxi conocido para dar vueltas por la ciudad.

No hace falta decirles que al día siguiente cogimos nuestras mochilas y salimos de ahí para una zona más tranquila y segura que se llama Bocagrande, puntualmente El Laguito, un barrio con rascacielos junto a la playa.

A partir de aquí…

Mucho más relajados, empezamos a descubrir poco a poco todas las maravillosas cosas que Cartagena tiene para ofrecer.

Habíamos buscado “Sitios turisticos de Colombia” o “Colombia turistmo” y de todo lo que aparecia, nos gusto muchísimo “La Ciudad Amurallada” que es el centro histórico de Cartagena. Este, fue declarado Patrimonio Nacional de Colombia en 1959, y Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1984. Las murallas que delimitan el centro histórico son una herencia de los innumerables ataques piratas que soportó la ciudad, y hoy en día sigue literalmente dentro de esta inmensa muralla.  Paseamos por las calles coloridas y animadas, buscando la sombra de las Buganvillas y plantas que caen con aplomo de los preciosos balcones de los edificios coloniales que puedes admirar cuando levantas la mirada. El centro cuenta con varios museos, casas históricas, plazas coloniales, iglesias hechas con piedra coralina, y monumentos.

“Un hecho interesante… Colombia posee el 65% de la producción mundial de esmeraldas, y cuenta con la más grande del mundo. “ 

Cartagena tiene joyas escondidas… Detrás de estas fachadas amarillas, rosas, verdes, azules, se esconden deslumbrantes patios, con plantas, piscinas, e impresionantes salones. En la última planta de muchos de estos hay unas terrazas preciosas que merecen ser visitadas. Nosotros, subimos al del Hotel Movich, que tiene una vista espectacular de 360 grados de la ciudad. Este punto, sin duda, te convierte en testigo perfecto para contemplar los apasionantes contrastes de la arquitectura de Cartagena de Indias.

 

Explorando la cocina…

Conociéndonos, íbamos a pasar la mitad del tiempo comiendo cosas ricas. Acá en la ciudad puedes encontrar de todo. Desde el puestito callejero con arepas (panecillo de harina de maíz), empanadas, papas rellenas de huevo (de cual nos hinchamos), pasando por las cevicherías, hasta los restaurantes más lujosos. Comer en Cartagena no es barato como lo pensamos. Llegas fácilmente a pagar unos 20€ para comer algo sencillo. Entonces en lugar de seguir las recomendaciones de TripAdvisor o algo parecido,  mejor preguntar a un local, un obrero, un portero, y ellos te dirán donde se puede comer algo rico y barato. De esta manera hemos conseguido nuestro lugarcito para desayunar cerca del piso donde estábamos alojados. Un desayuno con huevos pericos (revuelto con tomates y cebolla), tostadas, arepa, zumos de una inmensa variedad de frutas, y café por tan solo 3.50€!

Después de algunos días, dejemos esta gratificante  experiencia, con destino a los paraísos salvajes de la Sierra de Santa Marta, ansiosos por descubrir los siguientes lugares.

Si te gusto este post, compártelo y síguenos en Facebook e Instagram. Si deseas recibir las próximas noticias directamente a tu correo, no dejes de unirte a este viaje…